Los pies de un bebé no merecen nada más que zapatos fabricados en materiales suaves como la lana, fieltro, tela de algodón, lanilla y si el presupuesto lo permite, se pueden adquirir en cuero de piel de cordero que es bastante flexible, delgado y cálido. Aunque los zapatos de piel se recomiendan para bebé de ocho meses en adelante.

Como sea que los obtengas, lo importante es que el pie del bebé jamás se sienta presionado o que los dedos estén doblados, porque se corre el peligro de deformación con el uso frecuente de calzados ajustados o con la calza equivocada a las dimensiones del pie. Tampoco es conveniente ponerle zapatos con cordones largos, ni broches, hebillas o materiales raspantes.

 

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de Zapatos de bebé

Fotos de zapatos de bebe

Fotos de zapatos de bebe

Fotos de zapatos de bebe

Fotos de zapatos de bebe

Fotos de zapatos de bebe

Fotos de zapatos de bebe

En el mercado abundan los zapatos de bebé con costuras delicadas, cierres de velcro o con amarres mínimos y seguros. Las tiendas de calzados especializadas en bebés son las adecuadas para comprar zapatos que han sido probados en los pequeños pies. Otras madres prefieren confeccionar ellas mismas los zapatos para su niño o niña y en estas fotos de zapatos de bebé hay variedad de modelos guías tanto para conseguirlos en una tienda, como para hacerlos de forma artesanal con tejidos en crochet, cintas, tela, lana y encajes.